Miércoles Santo. Día del Nazareno


No me resistí ni me eché atrás.

En este tercer canto del "siervo de Yahvé", el profeta pone el acento en su actitud de discípulo, en los sufrimientos que tendrá que soportar, y en la protección de Dios que nunca le puede fallar.

Como discípulo, el siervo estpa atento cada mañana a lo que le dice el Señor. Se apresta a practicar la solidaridad al lado del abatido, para decirle una palabra de aliento.

En este tercer cántico, el profeta describe con más detalle y realismo la cara dolorosa de la misión. junto a la hostilidad y los ultrajes, el siervo tendrá que hacer frente a la violencia y deberá soportar las agresiones físicas: "Ofrecí la espalda a los que me apaleaban".

A pesar de todo, el siervo confía en Dios, seguro de que no lo abandonará. Aunque camine sin un rayo de luz, espera que Dios le concederá el triunfo defiitivo. Jesús adopta en su pasión la actitud del siervo: sufre en silencio; no reclama castigo contra sus enemigos y perseguidores.

Se lo declaró: "Uno de ustedes me va a entregar"

Mateo nos sitúa en el ambiente de la celebración de la Pascua, al hablar del primero de los siete días durante los cuales se comía el pan sin levadura. En el contexto de la celebración de la fiesta de la Pascua judía, Jesús denuncia ante los discípulos al que lo va a entregar.

La escena que nos ofrece Mateo se desenvuelve en tres actos: preparación de la cena de despedida; denuncia del traidor, institución de la forma de hacer memoria la Pascua cristiana: institución de la Eucaristía. En la versión de Marcos y Mateo, la denuncia del traidor se produce cuando Jesús está sentado a la mesa con los discípulos, pero antes de celebrar la institución de la Eucaristía.

Las palabras de condena que pronuncia Jesús son en verdad duras: "¡Ay de aquel por quien el Hijo del hombre será entregado! Más le valiera no haber nacido". Toda traición es deleznable. Pero cuando se trata de un amigo, y en ese caso, de aquel que amó hasta dar la vida, es difícil encontrar palabras para calificarla. Por desgracia, la saga de los traidores no se ha terminado. ¡En cuántas personas Jesús sigue siendo traicionado!

Reflexión
¿Estás también tú a la saga de los que traicionan
a Jesús, traicionando a los hermanos?

1 comentario:

☼El Rincón del Relax☼ *Beatriz* dijo...

Hola amiga!

Cuanta devoción muestras en estas entradas, haciendo referencia a Semana santa. Todo un placer para mi ser leerte.

Lugar de paz y serenidad.

Un fuerte abrazo

Beatriz

Entradas relacionadas

Blog Widget by LinkWithin